Fearless to fly.

Discurso

Porque he terminado un largo capítulo de mi vida, y este mundo forma parte de ello, comparto con ustedes un extracto de el discurso que tuve la fortuna de escribir como representante de mi generación el 13 junio del 2014 (: 

… [] En primer lugar, quiero dar las gracias a nuestras familias, presentes y no presentes por ser el respaldo de nuestras vidas, por traernos al mundo y darnos un trauma emocional tan importante que hoy estamos aquí, graduándonos de medicina. Gracias a nuestros amigos por soportar las crisis, por entender y alentarnos, sin importar todas las ocasiones en que parecía ya no había más sentido para seguir. Gracias a los buenos maestros que con su actitud nos han inspirado, a quienes fuera y dentro del salón de clases nos hacen pensar: “yo quiero ser como él/ella”. Gracias a todos los que han dicho que no era una buena idea, a quienes dudaron o no creyeron que valiéramos la pena. Muchas gracias.

“Por qué medicina”, se lanza la pregunta en la entrevista para entrar en la facultad y entonces empieza el debate mental sobre la mejor razón que englobe de manera coherente todas las satisfacciones que a nuestra vida traería consigo ser parte de este mundo. Yo sólo sé que en esa época no lo sabía, pero no me imaginé nunca haciendo algo más. Creo firmemente que esta decisión es más fuerte que una sola razón, es una emoción que te empuja, un buen presentimiento de que será lo mejor para ti, porque al empezar, ¿cómo poder desear lo que no se conoce? Tal vez todos hayamos creído conocerlo. Tal vez teníamos una idea parecida sobre las actividades que los de bata blanca realizaban, o tal vez ensalzábamos a los que eran nuestros ídolos pensando que ahí estaban salvando vidas, o encontrando la cura contra el cáncer,… pero te aceptan, entras a tu primer semana en la facultad y te das cuenta que “no tienes ni una idea”. No se queda en vestir de blanco, no se acerca ni siquiera a la cura del cáncer. Son desvelos, desesperación, angustia y el temor a enfrentar retos que van desde ver un cadáver hasta simular salvarle la vida a un muñeco con RCP.

Estudiar medicina no es como cualquier otra carrera. Algunos dicen que se asemeja a un viaje, lleno de subidas y bajadas. Yo no sé si lo pueda comparar a un viaje, a una montaña o a la vida misma. A veces la medicina es cruel, a veces es injusta, y casi siempre es egoísta, pero genera satisfacciones que van más allá de la recompensa personal por un trabajo bien hecho, es una carrera integrada, entregada y además se vuelve una parte tan medular de tu persona, que ya no recuerdas cómo era todo antes de caer aquí.

Hoy decimos adiós a la facultad, pero el viaje, el ascenso, el aprendizaje… eso no termina ni hoy, ni mañana. Ojala no se acabe nunca.

Nos irá muy bien, o nos irá muy mal en la próxima e inevitable etapa en nuestra vida profesional, quién lo sabe. Seguramente caeremos, si, nos equivocaremos y algunas veces tendremos que llorar, pero está bien, porque la seguridad del salón de clases desaparece y la fantasía de la medicina queda tras la cortina de la realidad de un año en que todo empieza a volverse real y cobrar sentido, el inicio que te prepara para estar solo, enfrentar los verdaderos problemas y ser médico. Médico verdadero. Médico para siempre. A partir de ahora no dormiremos, comeremos mal y tal vez que no quede más pensamiento que abandonar, porque no se siente bien, porque ya “no podemos”, pero quien dice “no puedo” y quien dice “yo voy a hacerlo”, ambos tienen la razón, y eso no lo debemos de olvidar.

Saldremos de aquí este día con una sola cosa que nadie más tiene, que debemos cultivar y fortalecer. Allí afuera habrá centenares de personas con el mismo título; habrá miles haciendo lo mismo que nosotros, pero seremos los únicos capaces de  tomar decisiones sobre nuestra irrepetible y valiosa vida. Nuestra vida en particular. La vida entera, no sólo la vida en el hospital, o en un consultorio. Es imposible ser excelente en tu trabajo como médico si ser médico es todo lo que eres. Así que no olvidemos construir una vida. Una vida real, una vida útil, una vida generosa, no una búsqueda maníaca por ganar la mayor cantidad de dinero. Todos ansiamos tener éxito. Pero si además de eso no hacemos el bien, entonces lograr el éxito no será suficiente.

Construyamos una vida donde no estemos solos, donde quepan las personas  que amemos y que nos aman. Cada vez que miremos la bata, el diploma o incluso la letra de “doctor”, recordemos que aún somos estudiantes, aún aprendiendo a atesorar de la mejor manera posible nuestra relación con los demás. No permitamos que el estrés, el cansancio o el miedo nos aíslen. Seamos tan valientes que podamos aceptar que necesitamos ayuda, y recordemos que está bien si por cinco minutos sólo tomamos el tiempo para poder respirar. Eventualmente todas las piezas caerán en su lugar, mientras tanto habrá que reírnos de la confusión, vivir por el momento  y saber que todo pasa por una razón.

A pesar de lo que parezca, aunque el mundo no sea sólo Sol y Arco iris, o aunque digan que es poca cosa, siempre es suficiente buscar ser feliz.

Yo Les deseo que sean felices, y muchas gracias por haber sido fuertes estos años. Sobrevivimos, pero vamos por más. En la vida, cada final es sólo el principio de otra historia… []

♥ 

And we try, and we fall, and we live another day… (: 

posted 1 month ago with 1 note

My CHEMICAL Romance

Lo amo.

Lo amo porque mi dopamina se encuentra elevada, activando el núcleo caudado, el cual forma parte del “sistema de recompensa” que controla la excitación, placer y motivación para conseguir recompensas, la que a su vez manda señales a la sustancia negra, que produzca más dopamina, la que me causa euforia, aumento de energía, insomnio y aceleración en los latidos del corazón, culpable de la adicción y dependencia.

Lo amo porque a su vez aumenta la norepinefrina, que resulta del metabolismo de la misma DOPA, que da la capacidad de recordar los pequeños detalles, como el sonido de su respiración al dormir, o la mancha café oscuro milimétrica plantada en su ojo izquierdo, o la hora a la que despertamos el primer día en mi casa, abrazados como un par de gatos.

Lo amo porque la serotonina ha disminuido y eso hace que piense todo el tiempo en él, me da sensación de bienestar. Es esa la causa del “enamoramiento verdadero”.

Pero a quién le importa.

Gerard Way, en My CHEMICAL Romance | Terminado. 

T h i s  :’)

posted 10 months ago via babi1976 with 3 notes
#nature   #lights  

lea-the-lion:

Dear in the Headlights auf We Heart It. http://weheartit.com/entry/79886994/via/whoaitsla

theme